Mercadillo Solidario y Feria de Navidad 2016

Mercadillo Solidario y Feria de Navidad 2016

En el mes de octubre, al poco de comenzar el curso escolar en el Programa de Menores de Espiral, los niños y niñas ya preguntaban por el mercadillo navideño que prepararon en el 2015. Fue el primer año que por iniciativa propia organizaron de forma cooperativa una acción para conseguir fondos y donarlos a una entidad social. El fin educativo era trabajar la competencia solidaria y conocer otras realidades sociales.

Este año, el equipo educativo decidió enmarcarlo dentro de la reivindicación por los derechos de la infancia. Por eso, la condición era elegir un programa que velara por los mismos. El elegido fue Un Granito de Arena por el Sahara el cual es un proyecto artístico que se lleva a cabo en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia) con niños y niñas y adolescentes. El fin es empoderar a aquellos a los que se les ha arrebatado su territorio, todo ello a través del teatro.

Después de conocer el proyecto, y mediante el diálogo entre los menores, decidieron qué cosas fabricar para poder venderlas en el mercadillo y se pusieron manos a la obra. Durante  las tardes de los viernes del mes de noviembre y parte de diciembre realizaban pulseras,  puzles, bolsas de telas decoradas, agendas y algunas cosas más. Las manualidades estaban adaptadas a las edades y grupos de los niños y las niñas para que participasen todos.  La mayor responsabilidad recaía sobre el grupo Masais, los más mayores, ya que iban organizando el material realizado y el restante.

Unas semanas antes del gran día, los integrantes de Un granito de arena por el Sahara compartieron una tarde con nuestros menores. La finalidad era conocer la situación de los niños y niñas Saharauis y entender la actuación que llevaban a cabo allí. Las sensaciones de todos y todas fueron muy positivas, los niños y niñas de Espiral asimilaron las costumbres y formas de vivir y conocieron el estado en el que se encuentran, fuera de lo que un día fue su tierra. La metodología utilizada fue la misma, la expresión corporal y el teatro.
Así, el 20 de diciembre se celebró el Mercadillo Solidario y la  Feria de Navidad de Espiral. Tres horas de juegos en la plaza de la Junta de Distrito que funcionaban de forma paralela a la venta de materiales realizados por los menores. El grupo Masais fue el encargado de la venta directa y de la atención al público, turnándose en las tareas a desempeñar. Un grupo de mujeres del Colegio  Chamberí, entre ellas voluntarias asiduas de Espiral, se sumaron gustosamente a la actividad, aportando juguetes para vender. Ellas no fueron las únicas que decidieron colaborar en un día tan especial, la Asociación Barabú Payasos, especializados en la animación hospitalaria, contribuyeron a amenizar la tarde con su humor, sus sonrisas y sus narices rojas.

Tras la vuelta de navidad, y después de una minuciosa evaluación con los menores, llegamos a la conclusión de que a pesar de la necesidad de mejorar algunos aspectos organizativos, la actividad fue un éxito. Ha supuesto un ejercicio de toma de decisiones, de autogestión y de cooperación tanto para adultos como para niños. Además, este año hemos experimentado lo beneficioso que supone trabajar en red por una causa común.

Sabemos firmemente que lo recaudado servirá de apoyo a Un granito de arena, para que se siga llevando a cabo esa labor educativa y transformadora tan bonita. Tanto peques como educadores damos las gracias a las personas que forman parte del proyecto Un granito de Arena, a Esther,  Gema, Patricia y Bea de Chamberí  y a Barabú Payasos, por acompañarnos en este enriquecedor proceso. También agradecemos la visita a la presidenta de la JMD de Loranca, Dª Carmen Seco por acercarse a compartir un ratito y por permitirnos realizar esta actividad solidaria en la céntrica Plaza de la Concordia, junto al edificio municipal de la junta.

Sin duda, las próximas navidades volveremos a realizar esta actividad solidaria, porque los más pequeños tienen muy claro que la ayuda y la cooperación con colectivos que trabajan por el cumplimiento de los derechos de niños y niñas vulnerables, como ellos, es fundamental para construir un mundo mejor, y al igual que la entidad beneficiaria de este año, quieren aportar su granito de arena para ello.